Eliseo Gil Zubillaga, Premio “Navarro del Año” 2015

1) INTRODUCCIÓN
Eguerdi on danori, eta eskerrik asko etortzeagatik.

Hacemos hoy, por tercer año consecutivo, entrega del premio Urteko Nafarra. Recordaremos, en primer lugar, que el primer año fue el investigador José Antonio González Salazar quien recibió el premio, y que el año pasado lo hizo el escultor Joxe Ulibarrena. Este año hemos decidido otorgar el galardón al arqueólogo ELISEO GIL ZUBILLAGA.

Antes de empezar, debemos aclarar que, en realidad, éste es un premio colectivo: aunque, por el perfil individual del premio y por ser el principal acusado, nos refiramos sobre todo a Eliseo, queremos subrayar que nuestro reconocimiento se extiende igualmente a Idoia Filloy y todos los demás compañeros de Lurmen.

Argazkia: ostraka.mundua.com

2) PERFIL BIOGRÁFICO DE ELISEO GIL
Nacido en 1961, se licenció en Geografía e Historia por la UPV-EHU y cursó un máster en Patrimonio Arqueológico, Histórico y Artístico. Se especializó en el estudio de la romanización en Vasconia, participando en diversos yacimientos situados en Álava, coordinando diversos coloquios sobre el tema, y publicando numerosos artículos y escritos.

Como resultado, en 1994 recibe la responsabilidad de las excavaciones en el yacimiento de Iruña-Veleia, el más importante del Oeste de Vasconia, para la cual, junto con Idoia Filloy, crea Lurmen, S.L.. En 2001 consigue un acuerdo de 10 años con Eusko Tren, y en 2005 y 2006 comienzan a aparecer grafitos, hasta unos 400, con importantes aportaciones en cuanto al euskera antiguo, la cristianización, las influencias de otras áreas del Imperio….

La Diputación Foral de Álava (DFA), propietaria del yacimiento, crea una comisión asesora mayormente compuesta por docentes de la UPV-EHU, para analizar los resultados. Cuando aún estaban por recibir la mayoría de los informes, y sin ni tan siquiera plantearse las pruebas analíticas y aportaciones independientes propuestas por Lurmen, el 19 de noviembre de 2008 -el “Día de la Ignonimia”- la mencionada comisión concluye, de forma taxativa, que las inscripciones de los grafitos son falsas, y la entonces Diputada de Cultura Lorena López de Lacalle expulsa de manera fulminante a Lurmen del yacimiento.

No queda ahí la cosa: en los meses siguientes, la DFA interpone demanda por falsedad contra Eliseo Gil, Oscar Escribano y Rubén Cerdán, demanda que desde hace 7 años se encuentra en fase de instrucción, a la espera de su archivo o de la convocatoria de juicio. Es esta situación, sobre todo, lo que queremos denunciar con este premio, así como mostrar nuestro apoyo a Eliseo y sus compañeros de Lurmen.

3) ¿QUÉ QUEREMOS DECIR CON “NAVARRO DEL AÑO”? ¿POR QUÉ SE LO CONCEDEMOS A ELISEO?
Seguramente, algunos de vosotros y vosotras -incluso, tal vez, el mismo Eliseo- os preguntaréis qué queremos decir con lo de “Navarro del Año”. Y es que, al oír este apelativo, la mayoría de la gente, por encima de su tendencia ideológica, lo asocia exclusivamente a lo que hoy se conoce como C.F. de Navarra, Alta Navarra o Nafarroa Garaia.

Obviamente, no estamos hablando de esto. Para entender a qué nos referimos, pondré un ejemplo muy concreto. En el Codex Calixtinus de comienzos del siglo XII, que se guarda en la Catedral de Santiago de Compostela -y que hace poco estuvo de actualidad por su robo- se dice literalmente: “Por un sueldo, un navarro o un vasco1 mata si puede a un francés. En algunas de sus regiones, sobre todo en Vizcaya y Álava, mientras los navarros se calientan, hombres y mujeres se muestran mutuamente sus vergüenzas”. Es decir, que Álava era entonces una región del Reino ó Estado de Navarra, cosa que poco tiene que ver con la actualidad, y los alaveses de entonces eran navarros.

Estamos hablando, pues, de poner de manifiesto una realidad (y en adelante repetiré varias veces este concepto) que la mayoría de nuestros conciudadanos, a día de hoy, no tiene interiorizada:
– que, por lo menos desde que tenemos referencias escritas, en un amplio espacio definido entre el alto Ebro, el Garona, el Pirineo Occidental y el Cantábrico ha vivido, con numerosas oscilaciones pero de manera continuada, una colectividad humana, una sociedad;
– que dicha colectividad, a la que se ha llamado de diversas maneras a lo largo de la Historia (Vasconia, Cantabria, pueblo vasco, vascongado o vasco-navarro, Euskal Herria…) se ha manifestado de manera continuada en los ámbitos de la lengua, del derecho, de la organización institucional, del arte, del folklore, de la economía…. al mismo nivel que el resto de pueblos del mundo;
– y que también lo ha hecho en el ámbito de la política, siendo el germen y columna vertebral de entidades independientes e internacionalmente reconocidas como el Ducado de Vasconia y, sobre todo, el Reino de Navarra o Estado navarro, en cuya conquista y sometimiento político, jurídico, social y cultural -y no en otros mitos generalmente aceptados- está el origen de nuestra vigente situación.

Nuestro primer premiado, José Antonio González Salazar, nos puso de manifiesto esta realidad con su estupenda e impagable labor de recopilación de las costumbres, formas de organización tradicional, o la toponimia (entre muchas otras cosas) de nuestro pueblo, sobre todo en la zona de Bernedo y Montaña alavesa. Eskerrik asko, José Antonio.

Nuestro segundo premiado, Joxe Ulibarrena, ha dedicado su vida a recordarnos que somos euskaros; es decir, un pueblo, una etnia dotada de una cosmogonía propia y una visión propia de la vida, que ya cada vez menos gente recuerda, pero que Joxe ha recogido en su magnífico Museo del Reino de Pamplona, en Arteta. De su mano genial de escultor han salido, además, varias de las estatuas que nos recuerdan episodios fundamentales pero ocultados de nuestra Historia, y también lo hará la estatua que recordará, en este mismo lugar, a Martin Ttipia y los vitorianos que defendieron “Nova Victoria” en 1200. Eskerrik asko, Joxe.

En cuanto a ti, Eliseo, me imagino que, en el momento de abordar tu labor de arqueólogo, tu afán sería ayudar a desentrañar y ampliar el conocimiento, de acuerdo con principios científicos, de nuestro pasado. Pero, como no podía ser de otra manera, en ese afán te encontraste con esa realidad, en forma de 400 ostracas o grafitos. Grafitos que nos dan una información preciosa sobre el pasado de nuestra lengua -el euskera-, el latín de la época, la cristianización de nuestro pueblo, o su relación con el resto de regiones del caleidoscópico Imperio Romano. Y por eso, por contribuir con tu concienzuda labor a darnos a conocer un periodo clave de nuestra Historia, de esa realidad, te damos este premio y te queremos animar a no cejar en tu empeño. Eskerrik asko, Eliseo.

Iturria: euskararenjatorria.net

Pero, como ha pasado tantas veces a lo largo de la Historia -como les pasó a Miguel Servet, Giordano Bruno, o Galileo Galilei, entre otros- aquel que, honestamente, trata de sacar a la luz la realidad científica choca con un mundo donde lo que mandan son los intereses particulares, el mantenimiento de ciertos estatus, y la intocabilidad de aquellos dogmas en que se basa el status quo.

Al igual que quienes reivindicamos el Estado navarro como referente insoslayable topamos con frecuencia con muros e incompresiones, Eliseo/Galileo Gil y los compañeros de Lurmen han sufrido el golpe inmisericorde de quienes se creen dotados con el don de saber qué es lo que la gente debe y no debe pensar, de lo cual hemos tenido un claro ejemplo esta semana2.

4) REFLEXIONES FINALES
Para terminar, no quisiera despedirme sin hacer dos reflexiones que considero necesarias.

La primera: que, en todo este debate, lo que está en juego no es un simple debate ideológico, o un debate sobre versiones de la historia (cosa legítima, y que desde Martin Ttipia K.E. siempre defenderemos), sino si lo que debe primar es el conocimiento abierto, democrático, riguroso, crítico y científico de la realidad y los hechos históricos, o los dogmas promovidos desde los ámbitos de poder, sea cual sea la forma que éste tome.

Y en segundo lugar (y creo no exagerar ni pecar de manía persecutoria), pienso que, desde aquí, debemos hacer una llamada de alarma ante la, en nuestra opinión, manifiesta ofensiva -más allá de un simple afán recentralizador- planteada desde Madrid y París contra todo aquello que suponga recuperar la conciencia plena de su memoria histórica por parte del pueblo vasco, labor en la que, por desgracia, cuenta con la pasividad y, no pocas veces, la colaboración activa de gentes e instituciones que afirman defender a nuestro pueblo.

Levantaba la voz recientemente Pedro Luis Uriarte por la pasividad y el profundo desconocimiento que percibía ante los ataques contra el Concierto Económico. Me atrevería a añadirle que ese desconocimiento y esa pasividad, por desgracia, afecta a mucho más que el tema del Concierto y Convenio Económico. Con claridad: o reaccionamos, o, como diría el castizo, nos quedan dos telediarios.
Desde nuestra pequeñez, con humildad pero sin renunciar a nada, y, como diría Newton, subiéndonos a hombros de gigantes como José Antonio, Joxe y Eliseo/Galileo, seguiremos luchando contra esa pasividad y ese desconocimiento de nuestra memoria histórica, porque -y, en nuestra opinión, aquí radica la clave de la cuestión- un pueblo que no es dueño de su Historia no puede ser dueño de su futuro. La próxima parada en ese camino será el 24 de septiembre de 2016, cuando aquí mismo se inaugure el Martin Ttipia Lekua, acto al que, desde ya, os invitamos.

Y termino ya, recordando una célebre cita del Evangelio de San Juan (8:32) Veritas liberabit vos (=la verdad os hará libres). Que así sea…

Eskerrik asko danori!!

– Iñigo Larramendi (Martin Ttipia Kultur Elkarteko lehendakaria) –

NOTAS ACLARATORIAS:

1.En este texto del siglo XII se llama “navarros” a los euskaldunes del Sur del Pirineo, súbditos del Reino de Navarra, y “vascos” a los euskaldunes del Norte de Pirineo, súbditos del antiguo Ducado de Vasconia (la actual “Gascuña”), que en ese momento se repartía en diferentes vizcondados cuyo vasallaje oscilaba entre el Rey de Navarra y el Duque de Aquitania.
2. Durante la semana anterior a la entrega del premio, el diario “El Correo” -edición Álava- publicó en sus páginas principales, con todo lujo de detalles y durante tres días seguidos, las conclusiones del Informe judicial elaborado por la Ertzaintza, que desacredita los hallazgos y la gestión de los mismos por parte de Lurmen. Dicho Informe ni siquiera había sido comunicado a Eliseo Gil, y, según éste explicó en rueda de prensa efectuada el 04/12/2015, no aporta prueba ni evidencia alguna, ni se sale en ningún momento del ámbito de la sospecha.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

2 pensamientos en “Eliseo Gil Zubillaga, Premio “Navarro del Año” 2015

  1. […] Omenaldiko testua […]

  2. […] 2015 urteko nafarra: Eliseo Gil. Martin Ttipia. 2015 urteko nafarra: Eliseo Gil. (Bideoa Gasteiz 2015-12-5 Iputztar) Martin Ttipia elkartea. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: