La “Conexión Siciliana” de Navarra (y III)

01..

Vista de Tudela (Argazkia: http://www.conda.es)

  1. García Ramírez “el Restaurador”, de Monzón a Tudela

Tras fallecer Ramiro Sánchez, la tenencia de Monzón pasa a manos de Tizón, quien la mantendrá hasta 1127, cuando, durante un breve periodo, volverá a manos musulmanas. En este periodo (1116-1127) aparece por primera vez García Ramírez, como asociado a Tizón en el control de la tenencia en 1125 y 11261. A buen seguro, García Ramírez (que tendría unos 16-17 años al fallecer su padre) seguiría asociado a la tenencia dirigida durante años por su padre, y allí completaría su formación.

Hay en este intervalo dos hechos que van a marcar el devenir futuro de García Ramírez y del Reino navarro: las conquistas de Tudela y Zaragoza (1118-1119), y la recuperación, mediante los pactos de Támara (1127), de la territorialidad definida por Sancho III “el Mayor” en 1035. Ambos suceden durante el reinado de Alfonso I “el Batallador”, entre 1104 y 1134.

3.1- El contexto político y religioso de la toma de Tudela (1118-1119)

Centrándonos en el primero de los dos episodios, en el mismo tuvieron un papel especialmente importante una serie de caballeros de origen aquitano y normando, como Gastón IV de Bearne (primer tenente de la Zaragoza cristiana) y su hermanastro pequeño Céntulo II de Bigorra. La participación de estos caballeros aquitanos, aparte de hablarnos de la vocación transpirenaica de los reinos pirenaicos -no, los Pirineos no siempre fueron frontera-, debe entenderse en el contexto religioso impulsado -según hablábamos en la parte I- por Gregorio VII desde 1075, y cuya consecuencia más manifiesta fueron las Cruzadas. Es, pues, el espíritu de las Cruzadas lo que llevó a estos caballeros a participar en estas campañas militares.

02..

El Papa Gregorio VII (Iturria: http://www.eltestigofiel.org)

Pero, ¿por qué precisamente en Aragón? Por un lado, obviamente, por ser una frontera con el Islam… mas no sólo por eso. Y es que algunos años antes, en 1068, el entonces rey de Aragón Sancho Ramírez (nieto de Sancho “el Mayor”) había viajado a Roma para visitar al papa Alejandro II (1061-1073), antecesor de Gregorio VII, “reconociéndole como a verdadero vicario de Cristo; y puso el rey todos los monasterios de su señorío que estaban enajenados debajo del amparo de la Iglesia; y se reformaron los ritos y ceremonias eclesiásticas”2, comprometiéndose además al pago de un cuantioso tributo anual al Papado.

En otras palabras: el rey aragonés consiguió la legitimación de que no había podido gozar su padre al reconocer su vasallaje ante el Papa, introducir el rito romano (1071), poner todos los monasterios bajo su amparo, y pagarle un importe anual. Se hacía así imposible que hubiera iglesias nacionales (al contrario que sucede en las iglesias ortodoxas o protestantes) controladas por los reyes, para dejar paso a una iglesia rígidamente centralizada y controlada desde El Vaticano.

A cambio, aparte de obtener la mencionada legitimación, Aragón fue el principal beneficiario del “espíritu de Cruzada” impulsado por los Papas Alejandro II (1061-1073), Gregorio VII (1073-1085) y Urbano II (1088-1099). Mientras tanto, el 19 de marzo de 1074 Gregorio VII “dirigió una carta conjunta a Alfonso VI y Sancho de Peñalén, exhortándoles a aceptar el orden y oficio eclesiástico de la Iglesia romana, insistiendo en las acusaciones de herejía hacia el rito hispánico”3. Casi nada…. Castilla adoptó el rito romano en 1078, y en Navarra se introdujo tras el asesinato de Sancho “el de Peñalén” (1076), quien se había opuesto a estos cambios….

03..

Monasterio de San Juan de la Peña, cerca de Jaca, donde en 1071 se implantó, por vez primera en la península, el rito romano (Iturria: http://www.yonolotiraria.com)

Es precisamente a partir de este momento cuando se produce la implantación generalizada de obispos francos (Pedro de Roda en Pamplona desde 1083) y de pobladores francos en el Camino de Santiago. Y no simplemente “para promover el comercio”, como se nos suele contar en los folletos…

Asimismo, en ese año 1068 Sancho Ramírez repudia o se divorcia (¿tan fácil era entonces divorciarse?) de su esposa Isabel de Urgell, y en 1071 se casa con Felicia de Roucy, perteneciente a una importante familia de Normandía que colaboró muy activamente con el Papado en la implantación de las reformas gregorianas y las Cruzadas en aquella zona: de este matrimonio nace, precisamente, Alfonso I “el Batallador”.

3.2- Los normandos L´Aigle y García Ramírez

Seguramente por estar emparentado con la mencionada Felicia de Roucy, participó en la toma de Zaragoza un caballero normando, Richer ó Rotrón de L´Aigle (~1095-1176), señor de L´Aigle y conde de Perche. Aunque hay ciertas dudas sobre las fechas y circunstancias exactas4, parece que este caballero tuvo una importante participación en la conquista de Tudela (finales de 1118 ó principios de 1119), que fue una consecuencia colateral de la conquista de Zaragoza.

Basándose en la “Crónica de San Juan de la Peña” 5, que es la fuente que explica con más detalle este suceso, tanto Moret 6 como Sandoval 7 consideran que el propio conde de Perche se hizo con el control de la capital de la Ribera mediante una astuta treta y que, por ese motivo, Alfonso I “el Batallador” se la dio en propiedad. No obstante, como bien razona Jose Mª Lacarra, esta versión no parece cuadrar del todo con la documentación coetánea, pues este caballero no aparece en los primeros documentos asociados a la conquista de Tudela (donde sí aparece, por ejemplo, Tizón, el tenente de Monzón, que estaría colaborando en el ataque a Zaragoza y Tudela).

04..

Blasón heráldico de los Aigle (www.geni.com)

Sea como sea, lo cierto es que, tras Aznar Aznarez (tenente entre diciembre de 1119 y abril de 1121), Richer de L´Aigle figura de manera continuada como señor o tenente de Tudela entre 1121 y enero de 1135 (ver nota 1). Mientras tanto, como veíamos al comienzo, García Ramírez aparece en Monzón en 1125 y 1126; pero, entre 1127 y 1130, Monzón vuelve a manos musulmanas.

Es probable que durante este periodo, apartado de la ciudad donde había crecido y refugiado en la Corte de Alfonso I, entablara relación con el flamante señor de Tudela. Y es que alrededor de 1130 García Ramírez contrajo matrimonio con Margarita de L´Aigle, tal vez hermana de Richer. Moret (ver nota 6) considera a doña Margarita sobrina del conde Richer, y Sandoval (nota 7) la hace su hija, pero si contrastamos los apellidos y las fechas de los personajes implicados la hipótesis de que era su hermana parece que es la que mejor encaja, dicho sea con todas las reservas.

Una vez recuperado el control cristiano de Monzón en 1130, García Ramírez figura como tenente principal de la plaza entre enero de 1130 y agosto de 1134. Pero, en un hecho que se repite bastante, figura también como tenente asociado a su probable cuñado en Tudela entre enero de 1133 y febrero de 1136, siendo enero de 1135 el último momento en que Richer de L´Aigle aparece como tenente en Tudela. ¿Sería intención de García Ramírez acercarse a las tierras de las cuales, como ya hemos visto, él mismo denunció que sus antepasados habían sido injustamente expulsados?

En todo caso, ésta es la situación en que se encuentra García Ramírez cuando Alfonso I “el Batallador” fallece a resultas del asedio de Fraga, a pocos kilómetros al Sur de Monzón. Según la Crónica de Alfonso VII 8, García Ramírez habría sido uno de los apenas 10 caballeros que ayudaron a escapar a un malherido Alfonso I del campo de batalla, el 16 de agosto de 1134. Tras confirmar su polémico testamento el 4 de septiembre, “El Batallador” fallecía el 7 de septiembre, abriendo el paso a la separación de Aragón y Pamplona/Navarra con la cual iniciábamos esta serie de escritos.

05..

Alfonso I “El batallador”, rey de Aragón y Pamplona (Iturria: Wikipedia)

Sea por constituir la dote de su matrimonio (según afirman Moret y Sandoval), sea por tener el control efectivo de la tenencia, lo cierto es que el dominio de Tudela por parte de García Ramírez al producirse la “Restauración” hizo posible que esta ciudad y su comarca pasaran a integrarse en el Reino navarro, situación que se prolonga hasta nuestros días. Por cierto, Tudela será la residencia predilecta de los siguientes reyes navarros, los últimos de la nativa dinastía Jimena.

¿Qué habría pasado si García Ramírez no se hubiera casado con la normanda Margarita de L´Aigle? ¿O si no hubiera sido señor de Tudela al producirse la Restauración? ¿Serían diferentes los mapas que manejamos en la actualidad? Desde luego que esto es “historia-ficción”; pero no deja de ser interesante ver cómo los mapas, a los que tiende a darse una explicación más o menos determinista o providencialista, tienen muchas veces en su origen circunstancias sorprendentemente casuales o azarosas.

  1. La política matrimonial de García Ramírez “el Restaurador” (r. 1135-1150)

4.1- Margarita de L´Aigle (?-1141)

Como, por desgracia, sucede con la mayoría de mujeres que han tenido trascendencia en la Historia, no es mucho lo que sabemos de esta reina. Pero lo cierto es que su influencia es digna de ser tenida en cuenta.

Aparte de, como ya hemos visto, su necesaria intervención para entender la presencia de Tudela y su comarca dentro de Navarra, no es desdeñable la posibilidad de que la relación con Normandía, precisamente en el momento en que estaba naciendo el arte de la Heráldica, tenga bastante con ver con algunos de los símbolos que posteriormente identificarán al Reino y sus personajes más destacados. Observese estas imágenes.

06..

Blasones de L´Aigle y algunas localidades cercanas (Elaboración propia)

¿Tendrá que ver el blasón de L´Aigle (=”el águila”) con el Arrano Beltza con que se identificó su nieto Sancho VII “el Fuerte”? ¿Y la profusión de carbunclos en la zona con ese proto-escudo, en forma de carbunclo, que empieza a representarse en tiempos de su hijo y de su nieto, y que será la génesis del actual escudo navarro? No pasa de ser una mera conjetura, pero tampoco parece una hipótesis a descartar.

Por otro lado, la apertura de esta vía de relación con las familias nobles del norte de la actual Francia desembocará, algún tiempo después, en el acceso de algunas de esas familias (Champaña, Evreux) al trono navarro.

4.2- La descendencia de García Ramírez

No nos vamos a detener en los hechos del reinado de García Ramírez, pero sí veremos cómo la delicada situación política a la que tuvo que hacer frente condicionó plenamente su política matrimonial (como es bien sabido, históricamente los matrimonios reales han pertenecido más al ámbito de la Diplomacia que al del Amor…), así como la de sus descendientes.

El acceso de García Ramírez al trono se vio condicionado, en especial, por la presión castellana y aragonesa (ya apuntada al comienzo de la parte I), hasta tal punto que sólo la admisión de su vasallaje respecto al rey castellano Alfonso VII (1126-1157) hizo posible la precaria supervivencia del Reino navarro. Y es que fueron varios los acuerdos para el reparto del Reino entre Aragón y Castilla en los años siguientes…

Margarita de L´Aigle, quien falleció en mayo de 1141, fue madre de Sancho “el Sabio” (n. ~1133), Blanca (n. 1137) y Margarita (en la cual nos detendremos a continuación). Parece que también tuvieron -al menos- otro hijo, al que se suele llamar Rodrigo, pero no fue reconocido como legítimo 9.

07..

Alfonso VII, rey de Castilla y León (Iturria: Wikipedia)

Durante los años siguientes a la Restauración (1135), y salvo en el caso de Margarita (hija), todos los demás matrimonios están directamente ligados a la ratificación de acuerdos con Castilla. Así, en 1140 se concierta el matrimonio de la infanta Blanca (apenas una niña) con el heredero castellano, el futuro Sancho III “el Deseado” (de apenas 6 años), para neutralizar un acuerdo castellano-aragonés para repartirse Navarra10. Por su parte, y tras enviudar en mayo de 1141, García Ramírez se casó por segunda vez, en junio de 1144, con la asturiana Urraca, hija ilegítima del rey castellano Alfonso VII, ¡¡de apenas 11 años!!. A su vez, en enero de 1151, a los 2 meses de fallecer “el Restaurador” y para neutralizar otro acuerdo de reparto castellano-aragonés (más promovido, a decir verdad, por la parte aragonesa), se materializaba en Calahorra el mencionado enlace entre Blanca de Navarra y el heredero castellano (futuro Sancho III), y se le añadía el simultáneo enlace del ya rey navarro Sancho “el Sabio” (de unos 18 años) con Sancha, hija también de Alfonso VII, de unos 14 años.

En resumen, dos hermanos navarros (Sancho y Blanca, hijos de “el Restaurador”) se casaron con dos hermanos castellanos (Sancho y Sancha, hijos legítimos de Alfonso VII), después de que su padre se hubiera casado, a su vez, con una hermana ilegítima (Urraca “la Asturiana”) de los castellanos: toda una evidencia de los esfuerzos diplomáticos que García Ramírez tuvo que hacer para neutralizar la conflictividad con Castilla (cosa que no pasó con Aragón, con quien las disputas militares fueron continuas).

Sancho “el Sabio” cambió esta política, y buscó claramente la constitución de un “contrapoder” para hacer frente a Castilla, al casar a su hija Berenguela con Ricardo “Corazón de León” -duque de Aquitania-, a Sancho “el Fuerte” con Constanza de Tolosa, y a  Blanca con Teobaldo III de Champaña: en resumen, con sus vecinos norpirenaicos (salvo el de Champaña). Pero esa ya es otra historia…

Acabemos de la mano de Margarita, hija de García Ramírez “el Restaurador”, con la cual llegaremos a nuestro destino final: Sicilia.

  1. Margarita de Navarra, reina de Sicilia

5.1- De Navarra a Sicilia

No parece del todo clara la fecha exacta de nacimiento de esta infanta navarra. Tenemos dos datos ciertos: la mención, en un contrato de mayo de 1146 11, de que en ese año se fue Margarita a Sicilia para contraer matrimonio; y que su primer hijo, Roger, nació en 1152. Por otro lado, es evidente que la gestión de su matrimonio obedece a una motivación diferente a la de sus hermanos, ajena a los tratados con Castilla. Parece que lo más probable es que fuera la mayor de los hermanos.

¿Y qué pintaba una Infanta navarra en Sicilia? Pues parece razonable pensar que, más que con la política de su padre, tenga que ver con su madre, la normanda Margarita de l´Aigle. Y es que, en aquel momento, el reino de Sicilia se encontraba bajo control normando.

08..

El Ducado de Normandía. La región del extremo sudeste es la comarca de Perche, en la cual se encuentra la localidad de L´Aigle (Iturria: http://www.taringa.net)

Los normandos (o sea, “hombres del Norte”) no son otra cosa que las poblaciones escandinavas que se asentaron durante el siglo X en la desembocadura del río Sena: son, pues, los mismos que en otros sitios llamaron vikingos (“las gentes del fiordo”), varegos (en Bizancio y Rusia) o madjus (“adoradores del fuego”, en las crónicas musulmanas). Por cierto, ellos nunca usaron dichas denominaciones para referirse a sí mismos: parece que desde muy temprano ya se definían como daneses, suecos o noruegos, a lo sumo nórdicos.

Tras rechazar, desde finales del siglo VIII, numerosos ataques nórdicos remontando los grandes ríos franceses (Loira, Sena), en el 911 el rey franco Carlos III “el Simple” llegó a un acuerdo con el guerrero noruego Hrolf Ganger (conocido como “Rollon”), por el cual le permitía asentarse en la desembocadura del Sena, a cambio de su conversión al Catolicismo y su compromiso de defender dicho territorio frente a ataques externos: si no puedes con tu enemigo, únete a él. Y parece que el rey franco acertó: en unas pocas décadas, los indomables nórdicos se habían integrado plenamente en la realidad religiosa, lingüística y política de lo que empezaba a ser el reino de Francia, con el ducado de Normandía como única plasmación política.

09..

Sicilia y el Sur de Italia en el año 1000, a la llegada de los primeros normandos (Iturria: Wikipedia)

 Poco después del año 1000, en el sur de la actual Italia -entonces bajo control bizantino en la península, y musulmán en Sicilia- estalló una revuelta liderada por varios señores lombardos, en la que también intervinieron el Papado y el Imperio Romano-Germánico. Las diversas partes implicadas en el conflicto reclutaron a numerosas tropas de mercenarios normandos, que, con el tiempo, fueron exigiendo tierras como pago a sus servicios. Tras conseguir sus primeras propiedades hacia 1030 y empezar a constituirse como un actor político propio, la expansión de su control sobre el sur de Italia les llevó a una primera incursión sobre Messina (en el estrecho que separa Sicilia de la península itálica) en 1061.

La conquista de la isla fue gradual, pues Palermo no cayó hasta 1072 y la conquista no se completó hasta 1091. En 1130 el Papa reconoció el reino de Sicilia, al mando de la dinastía Hauteville o Altavilla, originaria de la península de Contentin, en el NO de Normandía. Es probable que la relación entre esta familia normanda y los L´Aigle ó los Perche sea el origen del matrimonio entre la infanta Margarita de Navarra y el infante Guillermo de Sicilia, segundo hijo varón (en 1146, pues otros dos hermanos varones mayores que Guillermo habían fallecido con anterioridad) de Roger II (1095-1154), primer rey de Sicilia. También pudo tener algo que ver el que Roger II había estado casado con Elvira, hija de Alfonso VI de Castilla y hermana de padre (no de madre) de Urraca, esposa de Alfonso I “el Batallador”. Toda una madeja dinástica….

En todo caso, en 1146 Margarita de Navarra llegaba a la entonces lejana isla de Sicilia para contraer matrimonio con el que parecía destinado a ser un miembro secundario de la escena política. No era consciente de hasta qué punto el destino le iba a arrastrar por unos derroteros bien diferentes….

5.2- Margarita, reina consorte de Sicilia (1154-1166)

Y es que Margarita fue a parar a una auténtica ratonera… En 1148, poco después de llegar a la isla, moría el hijo mayor y heredero de Roger II -también de nombre Roger-, con lo cual Guillermo pasaba a ser el heredero. A su vez, en 1154 fallecía Roger II, con lo cual Guillermo I -apodado posteriormente “el Malo”12– accedía al trono de Sicilia.

10..

El reino normando en 1154 (Iturria: Wikipedia)

Dejó el gobierno (“almirantazgo”) en manos de uno de sus funcionarios, Maio de Bari, quien adoptó una política autoritaria que provocó la animadversión de la nobleza, así como del Papa, el Imperio Romano-Germánico y el Imperio Bizantino. Si en el ámbito internacional Guillermo I tuvo cierto éxito, consiguiendo neutralizar una ofensiva conjunta del Papado y los bizantinos (1156-1158), la situación interna se tornó caótica: un levantamiento general de los nobles sicilianos culminó, en noviembre de 1160, con el asesinato de Maio de Bari y el secuestro de Margarita y 2 de sus hijos. En la refriega se acusó a Margarita de conspirar y ser infiel al rey con el “almirante” asesinado.

No obstante, el rey Guillermo I tomó las riendas de la situación y, con el apoyo popular y del ejército, consiguió someter la rebelión. La situación pareció estabilizarse hasta que, a causa de la disentería, el rey falleció el 7 de mayo de 1166. En su última voluntad, el rey decretó que la Corona pasara a su hijo Guillermo, de apenas 13 años, y que, hasta la mayoría de edad del heredero, fuera su esposa Margarita de Navarra quien ejerciera la regencia.

5.3- Margarita, regente de Sicilia (1166-1171)

Si bien Margarita adoptó unas primeras medidas populares (amnistía, condonación del pago de rescate a ciertas ciudades…), el nombramiento de su gobierno volvió a enemistarla con la nobleza local, en la cual no confiaba. Así, designó como Canciller a un eunuco converso, Ahmed es-Sikeli o Pedro “el Caid”, y contactó con sus familiares L´Aigle para que le enviaran ayuda. Parece que en este periodo hubo también un notable flujo de navarros hacia Sicilia.

Amenazado por la nobleza local, Pedro “el Caid” huyó poco después a su Túnez natal, y, casi de manera simultanea, llegó desde Normandía un pariente de Margarita, Esteban de Perche, que de inmediato fue designado Canciller, en noviembre de 1166. No sólo eso, sino que al año siguiente le nombró también arzobispo de Palermo, lo cual a su vez la enemistó con el clero. Acechada por el Imperio Romano-Germánico, la nobleza local y el clero, su situación era angustiosa.

11..

La “Historia de los Tiranos de Sicilia”, de Hugo Falcandus (Iturria: http://www.amazon.com)

Por si ello fuera poco, apareció en escena un oportunista personaje: su hermano Ricardo (del que hemos hablado en el punto 4.2), quien cambió -a solicitud de Margarita- su nombre por el de Enrique, y recibió el pomposo título de “Conde de Montescaglioso”. Pese a recibir la inicial protección de su hermana, colaboró luego en la extensión de falsos rumores sobre ella.

En el verano de 1168 Esteban de Perche fue obligado a escapar de Sicilia, con lo cual Margarita se quedó prácticamente sola. Pese a solicitar la ayuda del Papa y del arzobispo de Canterbury Tomás Becket -del que luego hablaremos-, tuvo que rendirse ante la evidencia y dejar el gobierno en manos del clero y la nobleza locales, hasta que en 1171 su hijo Guillermo II (conocido, al contrario que su padre, como “el Bueno”) alcanzó la mayoría de edad y subió al trono.

Margarita, retirada de la primera línea política, vivió todavía hasta 1183. No obstante, aún se adivina su mano en un último acto político ligado a su originario Reino de Navarra. Y es que en 1177 Guillermo II, su hijo, se casó con Juana de Plantagenet, hermana de Ricardo Corazón de León (duque de Aquitania), quien, a su vez, en 1191 se casaría con Berenguela, hija de su hermano Sancho “el Sabio”. En ese mismo momento, Enrique II, rey de Inglaterra y padre de Juana, arbitraba entre Sancho el Sabio de Navarra y Alfonso VIII de Castilla (casado con Leonor, otra hija de Enrique II) en el célebre Laudo Arbitral de Londres. ¿Tal vez un apoyo a su hermano desde la distancia, cuando el conflicto entre éste y Castilla se encontraba en un momento clave?

Guillermo II de Sicilia ordenó construir la catedral de Monreale, en Palermo, obra cumbre del estilo árabe-normando, y en ella reservó un lugar especial para sus padres, Guillermo I “el Malo” y Margarita de Navarra, hermana de Sancho VI “el Sabio”, el que concedió su fuero a la actual Vitoria-Gasteiz en 1181. Aún hoy, 833 años después, podemos contemplar el mausoleo de esta reina navarra en el transepto izquierdo de la Catedral….

5.4- Margarita y Santo Tomás Becket

No podemos cerrar esta compleja “tela de araña” de relaciones interpersonales sin aludir brevemente a la estrecha relación de complicidad que Margarita mantuvo con uno de los principales personajes de la  Edad Media europea: santo Tomás Becket (1118-1170).

12..

Miniatura medieval que representa el asesinato de Tomás Becket (Iturria: Wikipedia)

Aunque nacido en Londres, su familia provenía de Rouen, en Normandia, y tenía una buena amistad con los L´Aigle. Dando un gran salto en el tiempo, recordaremos que en 1163 fue designado Arzobispo de Canterbury, y que en dicho puesto se enfrentó frontalmente a Enrique II, rey de Inglaterra y padre de Ricardo Corazón de León y Juana de Plantagenet, en el contexto de lucha entre la Iglesia y el poder civil que hemos venido describiendo. Como consecuencia, el 29 de diciembre de 1170 fue asesinado en el atrio de la Catedral de Canterbury, en un acto que tuvo repercusión inmediata en toda Europa y, aún hoy, ha inspirado numerosas referencias literarias, constituyendo uno de los hitos de la historia de Inglaterra. Fue canonizado apenas 4 años después, como mártir.

Como hemos dicho, hubo un intercambio epistolar entre Santo Tomás y Margarita a partir de 1168, en el que Margarita trató de interceder ante Enrique II, y Tomás trató de conseguir la colaboración del clero siciliano con Margarita, una vez Esteban de Perche había sido desposeído del arzobispado de Palermo. Ninguno de los dos se salió con la suya; pero, como recuerdo de esa amistad, en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York, en pleno Central Park, se conserva un colgante-relicario que contenía reliquias del Santo, y que, probablemente, fue entregado a Margarita por parte del obispo Reginald of Bath (representado en el colgante) en 1177, al celebrarse el matrimonio de Guillermo II y Juana de Plantagenet.

13..

Colgante-relicario de la Reina Margarita (Iturria: http://www.metmuseum.org)

Allá, en Nueva York, terminamos este largo viaje, en la esperanza de que haya resultado de su agrado… y, colorín colorado, este cuento se ha acabado.

– Iñigo Larramendi –

NOTAS

1     “Los “tenentes” en Aragón y Navarra en los siglos XI y XII” por Agustín Ubieto Arteta. Valencia, 1973

2     “Anales deAragón”, por Jerónimo Zurita (1512-1580). Libro I. Cap. XXI

3     “Historia del Reino de Navarra en la Edad Media”, por José Mª Lacarra, Ed. CAN, 1975. Pag. 97

4     “La fecha de la Conquista de Tudela”, por Jose Mª Lacarra, en Revista Príncipe de Viana 1946 pp. 45-54

5   “Historia de la Corona de Aragón (la más antigua de que se tiene noticia) conocida generalmente con el nombre de Crónica de San Juan de la Peña” por Tomás Ximénez de Embún, en su capítulo XIX. Ed. Diputación Provincial de Zaragoza, 1875

6     “Anales del Reino de Navarra” (ed. 1766) del padre José de Moret (1615-1687). Libro XVII. Cap. II. Ap. III-20. Pag. 251.

7     “Catálogo de los Obispos, que ha tenido la Santa Iglesia de Pamplona” (1614) por Prudencio de Sandoval. Pag. 81

8     “Dos Infantes de Navarra, señores en Monzón” por Ricardo del Arco, en Revista Príncipe de Viana 1949 pag. 270

9    Así lo asevera Hugo Falcandus, la principal fuente coetánea sobre el reino de Sicilia, en su obra “Liber de Regno Sicilie”, también conocido como “Historia de los tiranos de Sicilia”. No obstante, la notoria parcialidad de este autor (de hecho, se cree que tal personaje no existió, sino que es un seudónimo) hace dudar de la veracidad de esta clase de afirmaciones.

10   Esta Blanca, hermana de Sancho El Sabio, fue madre de Alfonso VIII, el que, a la postre, conquistó la Navarra occidental a su primo Sancho el Fuerte, en 1200. No llegó a ser reina de Castilla, pues falleció, a consecuencia de un parto (para algunos de Alfonso VIII, para otros de otro infante que falleció) cuando aún no contaba ni 20 años y Sancho III aún era sólo el heredero. Está enterrada junto al Panteón Real de Santa María la Real de Nájera, que aloja a sus antepasados, e inaugura la larga serie de “Blancas de Navarra”.

11   “Archivo General de Navarra (1134-1194)”, por Aitor Pescador Medrano y otros. Fuentes Documentales medievales del País Vasco. Eusko Ikaskuntza, 1997. Doc. 7 del periodo 1134-1150.

12  Este apodo procede de la negativa descripción del personaje realizada por el mencionado Hugo Falcandus.

Anuncios

Etiquetado:, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: